El país cuenta con un sistema de sensores ubicado a lo largo de la costa pacífica.

El violento terremoto de magnitud 8,2 que sacudió en la noche del jueves la costa del Pacífico mexicano disparó rápidamente una alarma sonora en toda la ciudad de México, gracias a un sistema de sensores que está ubicado a lo largo de la costa pacífica.

Desde hace dos décadas, la asociación CIRES provee a la ciudad esta tecnología, que permite a los ciudadanos ser alertados por los 8.200 megáfonos que hay desplegados en la capital federal.

Una vez detectado el sismo, el sistema lanza una onda que dispara las alarmas en colegios, ministerios y otras oficinas, interrumpiendo automáticamente las emisiones de la radio.

Los mexicanos tienen entonces como máximo un minuto para reaccionar y salir de los edificios antes de que empiecen a temblar. Instalados en una antigua construcción de tres pisos, los servidores de esta asociación detectan cada vibración del suelo disparando automáticamente las alarmas. Desde el lanzamiento del sistema en 1993, CIRES ha dado más de 60 alertas por sismos de una intensidad de al menos 6 en la escala de Richter.

Alarma telefónica

Los mexicanos también tienen la posibilidad de recibir alertas a través de aplicaciones como SkyAlert o Alerta Sísmica DF. Dos segundos después del comienzo de un sismo, SkyAlert envía un mensaje con el texto “alerta sísmica” e indica la intensidad del temblor. 

La aplicación, lanzada en 2013, estaba inicialmente conectada al sistema CIRES, pero su joven fundador Alejandro Cantu, desplegó luego a lo largo de la costa mexicana sus propios sensores, traídos de Japón.

La aplicación se popularizó rápidamente y la versión gratuita contaba con más de tres millones de usuarios en 2015. Una versión paga fue lanzada después, que permite personalizar las alertas. Para advertir a sus usuarios la aplicación utiliza una red de banda ancha en lugar de las líneas telefónicas, lo que garantiza su fiabilidad según su fundador.

Fuente: ElTiempo.com

@radionixfm@ciroeltactico