En su décima edición, el Salsódromo de la 60 Feria de Cali estuvo por encima de todos los pronósticos y mostró nuevamente porqué es un espectáculo de movimiento, color y alegría que nadie quiere perderse a lo largo de su recorrido en la Autopista Suroriental.

Pese a la pertinaz lluvia que acompañó a los artistas durante el desfile, ésta a cambio sirvió de motivación para subir los ánimos del público que no paró de bailar al ritmo de las escuelas de salsa compuestas por jóvenes de todos los rincones de la Capital del Valle.

“Nuevamente nuestros bailarines se lucieron y demostraron que todos los esfuerzos que la industria cultural caleña hace por ellos vale la pena y se merecen un aplauso generalizado por su alegría y profesionalismo demostrado en esta décima versión”, dijo Luz Adriana Latorre, gerente de Corfecali.

Las graderías y las zonas gratuitas estuvieron totalmente colmadas de espectadores que ovacionaron a los más de 1.500 artistas que a través de vistosas coreografías rindieron homenaje a la arquitectura de Cali, la gastronomía, los personajes del ayer y hoy, y los artistas destacados de la ciudad.

El primer bloque estuvo a cargo de la batucada Ainjaa de Bogotá, compañía artística que mezcló su percusión afrobrasileña interpretando corrientes musicales internacionales, fusionados con sonidos de la salsa.

Acto seguido, abrió oficialmente el desfile su abanderado e imagen oficial de la 60 Feria de Cali, Camilo Zamora, con un traje inspirado en la bandera de Cali, quien además llevaba plumas doradas que deslumbraban con canutillos y lentejuelas.

Los ganadores de la medalla de plata en los Juegos Mundiales ‘Wroclaw’ de Polonia, Adriana Ávila y Jefferson Benjumea, hicieron presencia junto a la Escuela Swing Latino, sumándose a la celebración de los 60 años de la Feria con el tradicional pastel de cumpleaños.

Esta vez, Cali estuvo a toda marcha con las carrozas de los artistas de la Vieja Guardia, mientras que los niños hicieron parte del show desplazándose en trenes, con la oportunidad de descender de ellos en cada parada para asombrar al público con su destreza y pasión.

A continuación, fluyó un río de bailarines y bailadores con trajes brillantes y coreografías acrobáticas que emocionaron a los asistentes y el cierre con broche de oro con Andy Montañez y su orquesta.

Pese a los esfuerzos de la producción y los bailarines, la protección de los artistas de la Feria de Cali es una de las prioridades de este evento organizado por Corfecali, razón por la cual el espectáculo se terminó un poco antes de lo esperado.

 

Con información de la sala de prensa de la Feria de Cali 2017

Foto: Facebook Feria de Cali Oficial

@radionixfm – @ciroeltactico